EL RELOJ DE SAN FRANCISCO, UNA PIEZA DE 1890, MARCA LAS HORAS EN UN ESPACIO AHORA VISITABLE

La restauración acometida por los artesanos José Luis Pavón y José Martí se inaugurará el próximo sábado a partir de las 19:30 h.

El reloj monumental de la parroquia de San Francisco, finalizados los trabajos de su restauración y culminada la adaptación del habitáculo que lo alberga, será inaugurado formalmente el próximo sábado, 2 de abril.

La recuperación de la pieza de relojería fechada en 1890 ha sido posible gracias al trabajo de los restauradores José Luis Pavón Manso y José Martí Perles que han contado con el apoyo del Ayuntamiento local. La cita abierta a la presencia de público, será a partir de las 19:30 horas.

En global la restauración ha consistido en la limpieza y resanado de todas las partes mecánicas, la ejecución y sustitución de piezas deterioradas, la colocación de nuevas pesas, y la instalación de un sistema de transmisión para llevar el movimiento a la esfera del reloj.
Para hacer apreciable toda la maquinaria original, situada antes justo detrás de la esfera visible desde la fachada de la parroquia, el reloj se reubicó en un espacio inferior en altura y accesible a la visita. La adaptación ha supuesto así un trabajo de precisión que ha llevado a invertir el sistema de pesas. Ahora cuelgan por encima del mecanismo gracias a un tren de ruedas y una serie de adaptaciones permiten la sincronización exacta de todo el engranaje. La idea compartida por los artesanos de La Trocha y el Ayuntamiento local, era de dar visibilidad y hacer visitable una pieza destacada.
Datos como los facilitados por el investigador Wenceslao Segura ayudan también a conocer los detalles de esta pieza del patrimonio local. Fue adquirida por la parroquia de San Francisco de Asís en el año 1890 a un coste de 3.000 pesetas, 1.000 de ellas sufragadas por el Ayuntamiento de entonces. En la década de los sesenta del siglo pasado quedó abandonado hasta que hace unos años los relojeros restauradores José Luis Pavón y José Martí comenzaron la restauración que ahora ha concluido. En perfecto estado para marcar las horas, la pieza reúne detalles como la placa donde puede leerse que Fernando Llamas fue el regidor de la época, y Manuel de Fuentes, el párroco de aquel entonces.
Tras el acto de inauguración de próximo sábado, los relojeros restauradores guiarán una visita al reloj y explicarán del proceso seguido para su puesta en valor.

0 Comentarios

No hay comentarios disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicEnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Cambiar tamaño de texto
Contraste