Las estibadoras de la Conservera de Tarifa ya tienen su calle

 El Ayuntamiento de Tarifa homenajea así a un colectivo de trabajadoras especializadas en la elaboración artesanal de las conservas de pescado

Tarifa rinde ya tributo y memoria constante en su callejero al esfuerzo y profesionalidad de generaciones de trabajadores tarifeñas de la industria conservera. Desde este mediodía la calle que comunica el grupo de viviendas “Alcalde Amador  Mora Rojas” con el paseo marítimo lleva el nombre de “Estibadoras de Conserveras” en homenaje a un colectivo profesional que subrayaba el alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz “es pulmón y corazón” de toda una industria de futuro. Representantes de la Corporación Municipal, empresarios ligados a la dilatada tradición conservera de Tarifa y ciudadanía en general han querido compartir con las estibadoras tarifeñas un homenaje calificado por todos como “justo y necesario”.

El acto se abrió con las palabras de la portavoz de la Oficina del Cronista, Candelaria Muñoz que explicaba cómo se gestó el reconocimiento institucional. El pasado 29 de septiembre el pleno de la Corporación Municipal acordaba  por unanimidad rotular una calle con el nombre de “Estibadoras de la Conservera”. Se daba así curso a una propuesta planteada por la Asociación de Empresarios de Tarifa que era también el sentir común de la sociedad tarifeña.

Las expertas estibadoras han ocupado un lugar fundamental en la historia de nuestra localidad y en la pequeña historia de cada familia. Porque han sido y son mujeres duras, que además de soportar la ausencia de sus maridos, de llevar la familia con el escaso dinero que éstos traían, de ejercer las tareas propias de amas de casa y de criar a sus hijos, tenían que arrimar el hombro y trabajar fuera de su hogar e irse a la fábrica  a descabezar, a eviscerar, a estibar, a lo que hiciera falta, para llevar un poco de dinero al hogar que paliara las necesidades familiares, aunque el olor que despedía el pescado, unido al calor de las calderas, se metiera en lo más profundo de su piel”.

La cronista oficial recordaba igualmente  la importancia de un colectivo de trabajadoras que son seña de identidad en una industria conservera enraizada en Tarifa desde principios del siglo pasado. “Las estibadoras de hoy sois herederas de aquellas. Las mismas historias familiares. Los mismos esfuerzos, el mismo sacrificio. Los mismos métodos y procedimientos que acabo de enumerar y que utilizaban vuestras madres, tías, primas o abuelas. Sois mujeres hechas al trabajo y no escatimáis esfuerzos. Horas de pie y trabajando. Los huesos protestan, los músculos se cansan, pero la estibadora sigue en su puesto y la fábrica no para. No en vano ellas componen las tres cuartas partes de la plantilla actual en la fábrica Conservera de Tarifa”.

El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz Giráldez y la trabajadora Mariluz Rodríguez Romero representante de todo un colectivo fueron los encargados de descubrir el rótulo que da nombre a la calle.

En el acto ha tomado también la palabra el gerente de la  “Industrial Conservera de Tarifa”, José Luis Muñiz García. Ha destacado la entrega de generaciones de mujeres que han sabido dar continuidad a un oficio artesanal. Subrayaba el peso específico en esta actividad productiva en la economía Tarifa y el futuro que se abre por delante a un sector que trabaja en la mejora continuidad de sus procedimientos y en la innovación.

Cerraba el homenaje, el alcalde de Tarifa. En nombre de todos, Francisco Ruiz Giráldez ha enmarcado el gesto en un reconocimiento necesario a un colectivo profesional que ha sido eje en la evolución y mantenimiento de la industria conservera.

Tras la inauguración, la jornada ha continuado con visita a la planta cercana de la Industrial Conservera de Tarifa. Se quería extender el saludo y las felicitaciones a todo el grupo de operarias que por motivos de limitación de aforo  no han podido seguir de cerca el acto.

Presentes en la actividad productiva del sector desde 1910, con la primera fábrica de conservas de la ciudad, el papel de las estibadoras fue crucial en las más de 10 fábricas que llegaron a existir en la localidad.

El colectivo ya fue distinguido en julio del 2017 con el Diploma de Reconocimiento enmarcado en los Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Tarifa. El azulejo en cerámica inaugurado hoy  ha sido elaborado por otra artesana local, la tarifeña Mercedes Martínez de la Fuente, de la empresa “Zilij Cerámica”.

0 Comentarios

No hay comentarios disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicEnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
Cambiar tamaño de texto
Contraste