Día: <span>11 de junio de 2012</span>

TURISMO Y SERVICIOS PÚBLICOS HAN PRESIDIDO EL AÑO DE GOBIERNO

El Alcalde hace balance y destaca que, pese a la austeridad y la crisis, se aseguró la calidad de la asistencia municipal

El gobierno abrió sus puertos desde el momento en el que se inició la legislatura, hace ahora justamente un año. Literalmente fue así porque el equipo de Juan Andrés Gil García apostó por la administración electrónica sin que ello supusiera no atender de manera directa a los ciudadanos que así lo han requerido. 

A pesar de que la austeridad y la crisis económica han presidido el primer año de legislatura, el gobierno ha querido estrechar los vínculos con la ciudadanía. Así, la apuesta por la agilidad en los procesos burocráticos no ha sido un impedimento a la hora de buscar la atención directa con los vecinos. 

Eso sí, en el balance económico destacan un rígido Plan de Pago a Proveedores que ha hecho contraer una deuda de dimensiones considerables con el ICO (más de 5 millones de euros). A ello hay que sumar las deudas heredadas que han generado un lastre que el consistorio deberá arrastrar durante los diez años siguientes. En el inicio de la legislatura, el equipo de gobierno ha tenido que afrontar la deuda de 3 millones de euros contraída con el ICO por el gobierno anterior. 

“El gobierno anterior consiguió sacar adelante un préstamo con el ICO por valor de 3 millones de euros con un periodo de cadencia de dos años. Así, pues nos hemos visto obligados a asumir las consecuencias y comenzar nosotros con el pago de esta gestión anterior”, explica el Alcalde.

La suma alcanza los 9 millones de euros que mantienen al consistorio atados de pies y manos y que, sin embargo, hace que sea el ingenio lo que más se agudice, según declararon varios munícipes en sus inicios. 

Existe otra herencia derivada de las obras desarrolladas sin aportación económica alguna por parte del Ayuntamiento. El primer edil se remite así al polideportivo, por ejemplo, o a las obras del antiguo colegio Cervantes. Aproximadamente, un millón de euros en obras pendientes que deben sumarse al millón de euros derivado de las subvenciones que no fueron justificadas y que tienen que devolverse.

Apenas hay liquidez en el consistorio pero aún así se ha perseguido una política de promoción turística y cercana a la ciudadanía.

“Hemos sido capaces de afrontar la crisis en este último año y afrontar las decisiones difíciles para recuperar el pulso del Ayuntamiento y asegurar los servicios públicos. Hemos sido capaces de recuperar la confianza de los vecinos en el Ayuntamiento, estamos trabajando para ellos y estamos abiertos a la comunicación con ellos”, declara Gil García.

Juan Andrés Gil García tiene claro que el ayuntamiento debe ser motor económico de la ciudad. Para ello se trabaja con el sector terciario y se promueve la imagen de la ciudad en todos los foros nacionales e internacionales.

(más…)

ArabicEnglishFrenchGermanPortugueseSpanish