Saluda del Ilmo. Sr. Alcalde


D. Francisco Ruiz Giráldez

El recorrido, por bares de hasta tres zonas distintas, se completará con otras actividades como las visitas a monumentos

“El cerdo se viste de gala” es el lema de la V Ruta del Ibérico de Tarifa. El cartel anunciador es evocador porque sobre un sobrio fondo se perfila la graciosa cabeza de un cerdo caricaturizado. Con pajarita al cuello y chistera, el noble animal está preparado para mostrar toda su excelencia en las propuestas culinarias de 26 establecimientos que integran la ruta de este año.
El gobierno ha desvelado hoy, junto al referido cartel, los nombres de los integrantes del jurado y lo ha hecho con la participación activa de la Asociación Gastronómica de Tarifa y de la Asociación de Empresarios representada por María Jesús Vargas. Este aspecto ha sido puesto de relieve hoy, la capacidad para aunar esfuerzos, la fórmula ya acuñada de colaboración entre la iniciativa pública y la privada. Fruto de esta estrategia política de actuación es el Plan Estratégico del Turismo al que ha aludido hoy el alcalde, Francisco Ruiz, como valoración última en el acto de presentación.

Pero ha sido el teniente de alcalde, Sebastián Galindo, quien proporcionó datos y detalles sobre las novedades de esta edición. Así, están los nuevos premios, los que se suman a los ya habituales tres primeros puestos que designarán el jurado, de un lado, y el público, de otro. Se trata de cuartos reconocimientos que evidenciarán el buen trato hacia los clientes. Este se ha denominado “Premio a la simpatía” y llegará de la mano del público. El nuevo “Premio al sabor” surge de la parte empresarial y será concedido por el jurado, con él se quiere subrayar que presentación y degustación van de la mano.
Existe otro reconocimiento innovador al que se ha llamado premio “Universo Tarifa” y es el que debatirán los propios empresarios. Entre ellos decidirán qué propuesta es la mejor.
Todo lo presentado, los nuevos premios, viene a poner de manifiesto la excelencia de esta ruta. Esta ha sido la cualidad destacada continuamente por Sebastián Galindo. El teniente de alcalde no dejó de agradecer el esfuerzo de los empresarios y en el mismo hilo comentó que los resultados de estas iniciativas se están viendo ya. Se refería Galindo al alargamiento de la temporada, señalando a que los meses de septiembre y octubre han sido tan buenos como el verano, “incluso mejores”, añadió. Dio la razón en este sentido al empresario Ernesto González, miembro de la Asociación Gastronómica de Tarifa y participante en la ruta. González y Mario Amaya (también empresario) sostienen que la ruta es un elemento crucial para la promoción de cada negocio en particular pero también de la calidad gastronómica de Tarifa. “La ciudad es ya un referente nacional e internacional por sus cualidades culinarias y eso lo hemos conseguido apostando por este tipo de actividades”, añadieron. Amaya no dejó de recordar cuando los establecimientos de Tarifa ofrecían un mismo repertorio de tapas y platos y “aunque la calidad de la materia prima siempre ha sido buena, faltaba imaginación”, expresaron.
Por cierto que la V Ruta del Ibérico se hará entre el día 5 y el 10 de diciembre. Costará tres euros la tapa con la bebida y habrá tapaportes que podrán entregarse cumplimentados y debidamente sellados, con datos personales, en las urnas que Turismo dispondrá en hasta tres puntos estratégicos de la localidad. De estas urnas saldrán los tres premios a la participación del público, con una asignación de 300 euros cada uno de ellos. También habrá premios a los tres primeros consumidores que hablen de la V Ruta del Ibérico en las redes sociales, para cada uno de ellos irán 100 euros.
Los integrantes del jurado profesional de este año son el periodista y articulista gastronómico, Pepe Oneto, el presidente de la asociación Los Borriquetes de Conil, Luis Castaño, y el reconocido profesional José Sánchez (restaurante El Ronqueo).
Francisco Ruiz valoró que el gobierno intenta canalizar las grandes cualidades de Tarifa para que la oferta sea integradora y sostenida a lo largo del año. Este es el método que siguen los munícipes para que el turismo deje de ser estacional y para que deje de ligarse exclusivamente al verano.