Saluda del Ilmo. Sr. Alcalde


D. Francisco Ruiz Giráldez

Desde hoy José Araújo Balongo es Hijo Predilecto de la ciudad, así como Carlos Romero Romero es ya Hijo Adoptivo de la población tarifeña

La solemnidad en el escenario del Teatro Alameda y entre sus filas de butacas era esta tarde casi palpable. Tarifa ha desarrollado esta gala de Honores y Distinciones desde un sentimiento común de respeto absoluto.
Las autoridades han ocupado las primeras bancadas del teatro y también los familiares directos de los reconocidos con los títulos honoríficos. El propio Alcalde ha sido el encargado de abrir la ceremonia para dar paso al secretario general en funciones, José María Barea. Ha sido éste el encargado de dar lectura al acta plenaria en la que fueron aprobados estos reconocimientos.
Y sobre el escenario, han compartido mesa presidencial, el teniente de alcalde Ezequiel Andréu, junto a los componentes del Consejo Asesor de Honores y Distinciones, los artistas plásticos Guillermo Pérez Villalta y Manuel Reiné. El resto de homenajeados fueron situados por la organización justo enfrente y a la izquierda del primer edil tarifeño Francisco Ruiz, quien desde el atril ha conducido la ceremonia.

La edil en la corporación municipal Inmaculada Olivero ha sido la encargada de hacer entrega del primero de los Diplomas de reconocimiento, que ha ido para el conjunto de guías turísticos “Guiarte”. Sobre ellas se dijo que “GUIARTE” no ha sido un grupo que sólo se ha dedicado a servir de guía a quienes han solicitado su servicio sino, además, sus componentes se han implicado de lleno en páginas importantes de la historia de Tarifa ya que desde un primer momento podíamos ver a cualquiera de ellas ataviadas con vestimentas de época, teatralizando la historia de Guzmán el Bueno en nuestro castillo o vestidas de romanas en las ruinas de Baelo Claudia”.


El orden fijado llevó al siguiente diploma, el concedido a la figura de la “mujer estibadora”, un colectivo especialmente significativo en el desarrollo social de la ciudad. El concejal Antonio Cádiz hizo lectura de la semblanza en la que se resumía el peso específico de estas mujeres como operarias desde 1910 en la primera fábrica de conservas de la ciudad. Así hasta llegar a la actual Industrial Conservera de Tarifa. Ellas han sido visibles en las más de 10 fábricas que llegaron a existir en la localidad. Los datos señalan a que las estibadoras pueden llegar a procesar hasta 12 mil kilos de pescado al día en un proceso de elaboración artesanal, totalmente manual con el que se mantiene la calidad y el sabor como sello de identidad.


El Diploma de reconocimiento a Tejidos Trujillo fue responsabilidad de la edil Francisca Hidalgo. Subió al escenario para hacer una lectura de todo un recorrido generacional, el de una familia empresaria que fundó su negocio hace más de 65 años. “Desde la que fue conocida como Mi tienda chica hasta los posteriores almacenes Tejidos Trujillo… .La empresa con el tiempo fue haciéndose más grande y abriendo nuevos locales en Tarifa y en sus pedanías”. En la actualidad, los descendientes del fundador Juan Trujillo Arcos siguen en activo y han conseguido adaptarse a las exigencias de los nuevos tiempos. En la ceremonia han estado exactamente los hijos de José Trujillo Hidalgo (Manolo, Pepe y Juan), quienes actualmente regentan los distintos departamentos del mismo negocio modernizado.


El tahivillense Francisco Jiménez Durán, también conocido como “Paco Recovero” por sus vecinos ha sido merecedor de otro Diploma de reconocimiento. La teniente de alcalde, Noelia Moya, ha sido la encargada de recordar la trayectoria de este amante de la naturaleza, precursor del turismo ornitológico en el municipio. “Su trabajo y conocimiento han sido reconocidos por diferentes personalidades e instituciones especialistas en la materia. Durante muchos años han venido a entrevistarse con Paco grupos de ornitólogos nacionales e internaciones. Con todos ellos ha colaborado siempre desinteresadamente”, explicó la responsable del gobierno antes de hacerle entrega del título honorífico.


El compromiso que el músico profesional José Muñoz Manso ha adquirido con la población de Tarifa se ha ido manifestando a lo largo de la última década. Gracias a la aportación del director actual de la Academia Municipal de Música el nivel de conocimiento musical de la población de Tarifa es ahora más elevado. Pero Muñoz Manso va más allá porque es capaz de simultanear responsabilidades como la dirección de la histórica Coral de Tarifa y de la Banda Municipal, así como del grupo de cámara Ars Moriendi. Sigue incansable su recorrido profesional y por todo su esfuerzo el Consejo Asesor lo estimó como Diploma de reconocimiento. El título le fue entregado por el delegado territorial de Cultura, Daniel Moreno.


Tras la entrega de los diplomas llegaron las actuaciones de La Coral de Tarifa y de Ars Moriendi y sobre el escenario seguía la emoción de aquellos que recibieron a continuación los títulos de Medalla de la Ciudad, Hijo Predilecto e Hijo Adoptivo. El delicado estado de salud de Carlos Romero Romero ha impedido que estuviera en el acto pero su nieto Carlos Romero Villanueva ha sido el encargado de recoger el galardón de manos de Sebastián Galindo Viera, Teniente de alcalde. Sevillano de nacimiento, Carlos Romero llegó a Tarifa hace más de 60 años. En la ciudad tarifeña conoció a su esposa, Francisca Esteban, con quien tuvo dos hijos, Carlos y Francisco Javier. Carlos Romero se ha distinguido por su activismo social, siendo además un gran observador, cualidad que simultaneó con la afición al coleccionismo. Gracias a su constancia la ciudad cuenta con legados como “Pequeños relatos de un pueblo” y “Crónicas e imágenes de las Ferias y Fiestas de Tarifa entre los años 1962 y 2006”. Por cierto, que su título de Hijo Adoptivo de la ciudad de Tarifa le fue entregado con antelación por el propio Alcalde en su propia casa.


El teniente de alcalde, Ezequiel Andréu, fue el encargado de introducir al tarifeño meritorio del título de Hijo Predilecto de la ciudad de Tarifa, José Araújo Balongo. La personalidad de José Araújo puede describirse como la de un “hombre del Renacimiento” en lo que se refiere a su carácter polifacético y a sus dotes para crear. Pero describir a este tarifeño es aún más complejo, algo que tan sólo se explica desde “la dureza de su infancia… , nació el fatídico años de 1936”, contó el responsable político antes de entregar el título. “… su facilidad para fijarse en todo y la compañía de la literatura tejió un carácter tan comprensivo hacia el humilde y el que sufre como intransigente con el altivo y el aprovechado”, añadió Andréu en la semblanza. A José Araújo se le reconoce su constante aportación a la memoria popular de la historia reciente con relatos en los que resulta fácil reconocerse, incluso identificar lugares, personajes con pequeños y grandes dramas y alegrías.


El Alcalde de Tarifa fue el encargado de cerrar este Acto de Honores y Distinciones de la Ciudad de Tarifa y lo hizo haciendo entrega de la Medalla de la Ciudad a María Luisa Escribano Toledo. “Hablar de María Luisa Escribano es hablar de ASANSULL, una organización sin ánimo de lucro, promovida por padres y familias de personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, preocupadas por buscar una respuesta educativa y social a los problemas y necesidades que planeaban sus hijos ante la carencia de recursos para la atención”, explicó Francisco Ruiz. “Tras más de 45 años de luchas, ASANSULL cuenta en la actualidad con más de 600 familias y atiende a más de 1800 personas de toda la comarca del Campo de Gibraltar”, siguió el texto de presentación de la homenajeada. Desde el año 2008, ASANSULL cuenta con un centro propio en la ciudad y Tarifa ahora le reconoce su “compromiso social con las personas con necesidades socio-educativas y sus familias, así como su larga y dilatada trayectoria como profesional en este campo”.


El Alcalde, Francisco Ruiz Giráldez, añadió para terminar que se siente orgulloso de la población tarifeña y satisfecho con unos nombramientos que son el fiel reflejo de la voluntad de un pueblo.